UCSH
4 de años Acreditación
Educación

Nuestra Universidad

Legado del Cardenal

Cardenal Raúl Silva Henríquez

Nuestra Casa de Estudios forma parte de las innumerables obras y proyectos que llevan el sello del Cardenal Raúl Silva Henríquez, un pastor cuyas acciones siempre estuvieron inspiradas en la solidaridad, la justicia social y el amor al prójimo. 

Durante los últimos años de su actividad pastoral, Don Raúl colaboró decididamente en la fundación del IPES “Blas Cañas”, institución que dio origen a nuestra Universidad.

Es por ello que desde el 11 de agosto de 1999, nuestra Casa de Estudios lleva con orgullo su nombre, como un homenaje a su persona, a su legado y su especial dedicación con nuestro proyecto educativo. 

Ver Aplicación Legado del Cardenal


Mensaje a los Jóvenes


“...La Civilización del Amor se construye, sin duda, centrando la vida en el Evangelio del Señor. Sean ustedes los jóvenes samaritanos que nunca abandonan a un hombre herido en el camino. Sean ustedes los jóvenes Cirineos que ayudan a Cristo a llevar su Cruz y se comprometen con el sufrimiento de sus hermanos. Sean como Zaqueo, que transforma su corazón materialista en un corazón solidario. Sean como la joven Magdalena, apasionada buscadora del amor, que sólo en Jesús encuentra la respuesta que necesita. Tengan el cariño de Juan, para reposar en Él todos sus afectos. Tengan la disponibilidad de María para cantar de gozo y para hacer su voluntad.

La Civilización del Amor les pide, en una palabra tener los mismos sentimientos de Cristo Jesús. No se engañen. En Él está todo lo que ustedes buscan con pasión.

Pero, construir la Civilización del Amor significa también un compromiso en ustedes. Como Pastor de la Iglesia quiero pedirles que sean jóvenes de esperanza; que ardientemente busquen la justicia; que vivan sin claudicaciones en la verdad; que venzan toda opresión que les impida ser libres; y que solidariamente sirvan en especial a los más pobres y sufrientes.

La Civilización del Amor debe aunar a los que trabajan por la paz, a los que rechazan la violencia, a los que tienen limpio el corazón y a los que lloran sus angustias esperando ser consolados...”


RAÚL CARDENAL SILVA HENRÍQUEZ
(Roma, 7 de octubre de 1979, Fiesta de la Virgen del Rosario)