UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Andrea Bahamondes, directora de la Escuela de Sociología

“El Censo debe recuperar su lado republicano”

El tipo de Censo del 2002 de alguna manera hace sentir a todos los ciudadanos dentro del mismo proceso, afirmó la docente.
El tipo de Censo del 2002 de alguna manera hace sentir a todos los ciudadanos dentro del mismo proceso, afirmó la docente.

A tres años de realizado el fallido Censo de 2012, el cual trajo como consecuencias la no utilización de los datos y el anuncio de una nueva encuesta, la especialista nos entrega una visión detalla de sus consecuencias y el nuevo Censo abreviado 2017.

14/05/2015

En el mes de septiembre del año 2011 la Comisión Nacional Censal (CNC) anunció drásticos cambios para el Censo 2012. A diferencia de los anteriores no se realizaría en un día decretado como feriado y los encuestadores serían remunerados. El nuevo diseño incluiría por primera vez datos como el uso de Internet, correo electrónico y redes sociales como Facebook y Twitter. También se consultaría acerca del uso en hogares de fuentes de energía alternativas.

Dos años más tarde, el 2 de abril del año 2013, se publicaron los resultados definitivos de la encuesta, tras esto, lo que todos conocen. En septiembre de 2014 el INE entregó una nueva cifra en base a proyecciones del Censo 2002, que arrojó un total estimado de 17.819.054 habitantes; con ello, los datos del censo 2012 se descartaron debido a una serie de problemas en la obtención y tratamiento de los datos duros, cuestionamientos que provocaron el anuncio de la Presidenta Bachelet de repetirlo, esta vez, con un Censo abreviado.

Finalmente el gobierno confirmó la realización de la encuesta para abril del 2017, bajo la modalidad de un censo de hecho (en un día) y abreviado (cuestionario más acotado, que incluirá alrededor de un tercio de las preguntas que tuvo el anterior) para obtener los datos que no se lograron en el proceso fallido de 2012, sin embargo, la pregunta que surge es ¿Cómo afecta en la actualidad trabajar con proyecciones de datos obtenidos en el año 2002? Es por esa razón que consultamos a la directora de la Escuela de Sociología de la UC Silva Henríquez, Andrea Bahamondes Canales, para tener una detalla visión de sus consecuencias y el nuevo Censo abreviado 2017.

En relación al Censo del 2012 ¿Cuáles son las consecuencias actuales de los problemas en la obtención y tratamiento de datos?

-Podemos distinguir tres áreas de problemas. El primero es que el Censo es un conteo nacional que se hace cada 10 años y que detalla a la población. Cuando no cuentas con esa información muchas de las acciones a nivel de gobierno pueden fallar. No tener el dato exacto, porque lo que están haciendo es estimar a partir del Censo de 2002, provoca no tener tasas de natalidad, de mortalidad, la edad de la población y el sexo que sean reales. Entonces hay un montón de políticas públicas que quedan en la incertidumbre respecto a cómo tú las vas a aplicar y trabajar. Este es un tema grave, incluso si uno no estima bien a partir de datos que son bastante añejos que en rigor tienen 20 años es más grave todavía. Por otro lado la segunda área del problema se encuentra en el ámbito de la investigación. En mi caso me pasa con los alumnos tesistas al ver cuáles son las bases de datos que van a necesitar para construir el problema de investigación, nos vemos en el problema de no poder utilizar los datos actuales, utilizando los datos del 2002 para estimar. Entonces efectivamente no estás hablando con base científica y datos reales. Esta es una cuestión riesgosa, que todo lo deja con un nivel de incerteza para el trabajo y la planificación que va a tener costos en algún minuto, sobre todo respecto a lo que hace el Estado. El tercer efecto que no se dimensiona mucho es que el Censo antes era un evento ciudadano en un solo día que se declaraba feriado y además la gente que trabajaba era voluntaria. La mayor parte de la gente eran estudiantes de liceos y profesores. La gente tenía noción de que había cierta responsabilidad de estar en el hogar para ser encuestados y se preocupaba de estar en la casa. Ahora el ciudadano común y corriente se desliga de un proceso que vendría siendo ciudadano-republicano.

¿Qué tan afectada se puede ver la institucionalidad del INE con este error?

-En el tema del Censo el fracaso se personalizo mucho en Francisco Labbe y en el ministro de la época, Pablo Longueira, las responsabilidades principales recaen en ellos y el INE se equivoca, pero hay una defensa tan cerrada de Labbe y a lo que fue su labor que hizo imposible dialogar y cuestionar el trabajo. Pienso que no es algo insalvable en la medida en que se haga un proceso serio. No sé si hay cuestiones que definitivamente se van a perder, por ejemplo, la responsabilidad ciudadana entorno al Censo, Eso tengo la impresión que puede perderse, sobre todo si se sigue con una modalidad que no aplique el Censo en un solo día, por lo tanto, no es relevante que yo esté en mi casa ese día. Además esto es menor en comparación a lo que está ocurriendo hoy en día con los casos Penta, Caval, etc. Es decir ahí existe un deterioro institucional grave porque finalmente lo que pasa con el Censo es un error de mal procedimiento y malas decisiones. Creo que hay una voluntad de hacer bien el trabajo.

¿Cuál es la importancia de hacer nuevamente el Censo?

-Esto es algo relevente. Yo creo incluso que hacerlo en el 2017 es tardío. Hay reformas estructurales que debe hacer el gobierno de Michelle Bachelet, pero esto también es importante por lo que desplazarlo al último año de gobierno no es lo mejor. Yo creo que sería mejor que lo hicieran antes pero sé que la preparación dura un par de años, si ya hubo un error no puede repetirse por lo que planificarlo es fundamental. Está claro que el Censo hay que hacerlo nuevamente, inicialmente se dijo que se haría el 2015 y después se confirmó que se realizaría el 2017, pero el tema de la urgencia era claro.

¿Qué aspectos nuevos  del Censo aplicado en 2012 fueron relevantes?

-Creo que la ficha nueva del Censo tenia cosas bastante interesante que no estaban en el Censo del 2002, por ejemplo, había temas sobre las parejas homoparentales o heteroparentales, eso es interesante y se pregunta. Esto demuestra quew la encuesta se estaba haciendo cargo de temas más modernos, más contemporáneos. Además preguntaba sobre el dominio de lengua de etnias originarias del país y otros idiomas. Datos más interesantes para hablar de una sociedad más moderna lo que permite una mirada sobre lo actual, lo que está cambiando. El tema de la migración, del Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), una entrada a un país moderno que no ha sido contabilizado todavía, entonces el Censo requiere hacerse cargo de estas transformaciones sociales.

Por último ¿Qué recuperaría del Censo del 2002 para realizar durante la próxima encuesta?

-El tipo de Censo del 2002 de alguna manera hace sentir a todos los ciudadanos dentro del mismo proceso, por lo tanto, sientes cierta comunión ese día. Todos sabemos que nos van a Censar, todos estamos en nuestra casa, la gente está atenta a que en algún minuto tienen que pasar durante ese día. El Censo debe recuperar su lado republicano, el hecho que también es importante para el país que yo esté aquí en la casa y responda, este otro Censo trabaja con elementos que tienen que ver con el contrato, con los responsables a quienes se les paga y sin duda esto tiene un nivel de profesionalismo importante, pero también es importante rescatar los otros elementos.


Autor: J.P.C.S.