UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Autoridades de la UC Silva Henríquez participaron en seminario organizado por CINDA y la red Universia

Este seminario contó con la presencia de Ángel Calderón, experto internacional en planeamiento institucional en la educación superior.

08/07/2015

Con la presencia de directivos de educación superior, entre los que se encontraban personeros de la Universidad Católica Silva Henríquez, se desarrolló el seminario "Contexto, Tendencias, Rankings y desarrollo de estrategias en educación superior", cuyo invitado estelar fue Ángel Calderón, Principal Advisor Planning and Research, RMIT University (Royal Melbourne Institute of Technology) de Australia, quien recientemente publicó el libro "Institutional Research and Planning in Higher Education: Global Context and Theme", primer volumen sobre planeamiento institucional en la educación superior desde una perspectiva global.

El experto, que por primera vez visitó Chile, habló sobre las nuevas tendencias en educación superior, y como en este ámbito "el efecto de la globalización es una operación en curso. Datos de la OCDE demuestran que el gasto de los gobiernos en educación terciaria está disminuyendo, la inversión promedio en el 2000 fue del 75% mientras que en el 2011 fue de 69%. Paralelamente, vemos un rápido incremento de lo que los estudiantes están dispuestos a pagar por sus estudios, valorando cada vez más los beneficios de contar con un grado académico".

Un interesante fenómeno descrito por Ángel Calderón es el de la masificación de la educación superior. Algunas cifras que aportó señalan que en 2020 habrá 263 millones de estudiantes, cifra que al 2040 ascenderá a más de 667 millones de personas.

¿Para qué sirven los rankings?

Otro de los temas tratados por el académico fue el de los rankings de universidades y su real valor. "De alguna manera las universidades hemos caído en el juego que no nos gustan esos métodos, pero contribuimos con ellos. Podemos decir que los rankings son un mal necesario y una manera ficticia de medir la calidad, lo que es una careta que se aleja de la calidad de los planteles y sus profesores. No obstante, un aspecto positivo de ellos es que crean conciencia de lo que es una institución, su visión, la manera en que maneja la información y el vínculo de la entidad con el entorno".

Calderón agregó que "los rankings son un producto de la globalización, se ha modificado mucho el cómo se ven las universidades en la actualidad, lo que ha traído unas comparaciones un poco extrañas entre instituciones de diferentes países, pero a su vez los rankings dan la posibilidad de identificar planteles de otras zonas del mundo con las que se da cierta afinidad, compatibilidad o aproximación, compararse y generar buenas prácticas".

En opinión de Ángel Calderón, América Latina se encuentra muy retrasada en su participación en estas mediciones internacionales, y esto en parte se debe a que estas son elaboradas por los países anglosajones. "Estamos a varios años de que más universidades de Brasil o de Chile figuren en rankings mundiales. Por el momento son pocas y esto es un desafío, ya que hasta ahora los planteles de Latinoamérica no han sido tan competitivos. En este contexto hay oportunidades para buscar la manera en que las instituciones puedan desarrollar y promover la productividad, la calidad de la investigación, la enseñanza y la colaboración internacional".

El académico agregó que "si bien el caso de Chile puede ser visto como modelo para muchas otras realidades, al igual que en la mayoría de los países en la región, se debe mejorar cualitativamente en los niveles de primaria y secundaria. En esa línea, una meta puede ser llegar a estándares competitivos con otros estados de la OCDE, sobre todo en los ramos de ciencias, matemáticas y lectura, que se reconocen como los indicadores del desarrollo de un país".

Calderón argumentó que otro desafío importante Chile es el financiamiento y en este sentido un aspecto relevante es el de la deserción estudiantil, que en a nivel nacional llega al 30%, lo que implica un gasto enorme para el sistema. "Disminuir esta indicación, conlleva un impacto muy positivo para la educación superior", precisó.