UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Dra. Regina Agramonte Rosell, académica de la Universidad de las Artes de Cuba.

“Saber lo que aprende el estudiante es importante, pero más aún es saber el cómo aprende”

Dra. Regina Agramonte Rosell, académica de la Universidad de las Artes de Cuba.
Dra. Regina Agramonte Rosell, académica de la Universidad de las Artes de Cuba.

La destacada investigadora, que sostuvo una cargada agenda de actividades con estudiantes, docentes y directivos de la UC Silva Henríquez, está ansiosa de volver a profundizar sus conocimientos en didáctica y en temas de cambios curriculares basados en competencias.

09/09/2015

Regina de la Caridad Agramonte Rosell, es cubana por donde se mire y escuche. Es Doctora en Ciencias Pedagógicas, investigadora, Jefa de Relaciones Internacionales del Instituto de Filosofía del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) y docente de pedagogía en la Universidad de las Artes de Cuba. Durante su visita a Chile, se refiere a la impresión que se lleva sobre el trabajo en didáctica educativa y cambios curriculares en la UC Silva Henríquez.  

¿A qué se debe su visita a Chile?

He estado comprometida con eventos internacionales que promueve la Asociación de Educadores de Latinoamérica y el Caribe en Argentina y los colegas chilenos se enteraron de mi participación en Buenos Aires e hicieron las gestiones para traerme acá, primero la Universidad Miguel de Cervantes y luego, gracias algunos nexos, me invitaron a conocer la UC Silva Henríquez; que en un inicio no tenía en mis planes, sin embargo ha acaparado toda mi atención.

¿En qué actividades ha participado en la UCSH?

Mi bienvenida fue en una conferencia en la Aula Magna con estudiantes de pregrado, donde se trataron temas de inclusión e interculturalidad. Allí tuve un contacto muy interesante con los jóvenes, pues lo que más me gusta es hacer docencia. Luego la Dirección de Investigación y Postgrado, me dio la oportunidad de intercambiar experiencias en el plano de la didáctica en un módulo de la maestría que tienen. He compartido también con el equipo de la Dirección de Docencia, donde analizamos el ambicioso plan del cambio curricular, con el Centro de Investigación de la Facultad de Educación y directores de algunas escuelas. Además me reuní con el Rector de esta casa de estudios, quien me ha recibido muy amablemente.

Menciona como “ambicioso” el plan de cambio curricular ¿Qué cosas le llama la atención del trabajo que se viene realizando en este aspecto?

Me quedé muy curiosa con la renovación curricular que están haciendo, es un plan serio, ambicioso, pero me encantó. En la reunión que tuve con el equipo del Dr. Luis Reyes de DIDOC, pude presentar un panorama de lo que pasa en Cuba. Pienso que esta universidad tiene una misión y visión que se respira en las escaleras y en todos sus rincones, creo que han logrado algo muy especial en las personas que estudian y trabajan aquí, por lo que no me imagino un rediseño curricular que no esté en total correspondencia con la filosofía salesiana y el proyecto universitario, cuestión que sin duda marca una diferencia.

Siendo su especialidad la didáctica ¿cómo ve la forma en que la UCSH ha tratado este tema en sus aulas?  

En el plano de la didáctica, hay mucho que hablar, muchos académicos me han dicho aquí que hace falta, pero la didáctica somos cada uno de los profesores, de la especialidad que sea; de lo que se trata, es cómo se transmite y se facilita el mensaje de ese contenido a los estudiantes. Es un tema que queda por desarrollar, sin embargo, la didáctica está en el espíritu de todos los profesores con los que he hablado, me sorprende sobre manera, la avidez por saber más del tema y conocer más referentes actuales.

¿Por qué ese acento en la didáctica?

Dentro de la didáctica me he movido de lo general a lo particular y lo que me apasiona es la compresión de los textos, no sólo visto desde la hermenéutica, sino que aterrizado a los problemas que pasan desde la escuela a la universidad y te puedo decir que esto es algo que preocupa en todas partes del mundo. En este sentido, recomiendo una obra de la chilena Mabel Condemarín Grimberg, sus ideas son un referente obligado para toda persona que se comprometa con la didáctica de la lengua, dado que es una temática transversal en la educación.

Ante el tema de la didáctica de la lengua y su transversalidad ¿Cómo debería tratarse esta en el aula? ¿Existe una receta? 

Creo que saber lo que aprende el estudiante es importante, pero más aún es saber el cómo aprende, lo que nos lleva a un análisis; y es que la didáctica no puede verse como pasos algorítmicos fijos de enseñanza, tiene que ser más psicopedagógica. Creo que la transmisión de conocimientos debe ser sabrosa, como dijo José Martí; con motivación, con placer, sin ello, es un saco roto o como arar en el mar. Yo me he propuesto que las personas se deben reír, reflexionar y discutir porque a la universidad se viene a pensar, dudar y analizar.