UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

En Chile se tortura…y a veces no queda en la impunidad

Tomás Ramírez, académico de la Escuela de Derecho, UC Silva Henríquez.
Tomás Ramírez, académico de la Escuela de Derecho, UC Silva Henríquez.

16/10/2015

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Copiapó dictó veredicto condenatorio contra uno de los cuatro funcionarios de Carabineros que habían sido acusados por el Ministerio Público por el delito de “apremios ilegítimos”, ocurridos en Freirina en mayo de 2012, en el contexto de la represión policial a las manifestaciones de los habitantes de aquella ciudad.

El veredicto, cuya sentencia se conocerá el 19 de octubre, constituye un hito en la protección de los derechos humanos en varios sentidos. En primer lugar, por cuanto reafirma que los delitos cometidos por Carabineros contra civiles no pueden ser juzgados por tribunales militares. Segundo, al reconocer la existencia de violencia policial ejercida no sólo en el contexto de manifestaciones, sino que también como castigo a quienes, aparentemente, adhieren a ellas. El veredicto da por probado que durante la golpiza a las víctimas les dijeron “que eran los terroristas de Santiago; que confesaran y que venía un helicóptero a llevárselos a dicha ciudad, y que los carros que habían sido quemados valían ciento cincuenta millones de pesos”. La detención se produjo en un control carretero  sin que existiese una manifestación en las cercanías, las torturas a las que fueron sometidas las víctimas tenían por objeto castigarlas en cuanto supuestos participantes de un movimiento social.

Finalmente, es un reconocimiento de que funcionarios policiales torturaron a un grupo de civiles de diversas formas, incluyendo la conducta del condenado quien señaló que “había que violar a estos huevones, bajando el pantalón que vestía [la víctima] simulando que le introducía el bastón de carabineros en el ano”, y luego otro carabinero puso “un encendedor cerca de la oreja del ofendido señalándole que lo iba a quemar”. El contenido esencial y diferenciador de la tortura respecto de lesiones y amenazas, se dio por acreditado.

En estos hechos participaron varios miembros de Fuerzas Especiales de Carabineros y habrá que esperar la sentencia para conocer en profundidad los motivos por los cuales no fueron condenados (a pesar de la amplitud del concepto de autor del Código Penal) y por qué no se aplicó al superior jerárquico la norma que lo hace responsable por no haber impedido la conducta de sus subalternos.

Sin embargo, es destacable -por ahora-, que un tribunal ha acreditado que en Chile existe tortura y que no siempre queda en la impunidad.

Tomás Ramírez Hermosilla

Académico de la Escuela de Derecho

Universidad Católica Silva Henríquez