UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

El respeto: una dimensión clave para el entendimiento de la pobreza

Ruth Lizana, Directora de la Carrera de Trabajo Social y Verónica Verdugo, en la presentación de su libro.
Ruth Lizana, Directora de la Carrera de Trabajo Social y Verónica Verdugo, en la presentación de su libro.

“Es urgente problematizar y visibilizar los efectos que la desigualdad en el acceso al respeto puede tener en la pobreza y en el bienestar de las personas”, señaló Verónica Verdugo, académica de la UCSH.

16/12/2015

La Dra. Verónica Verdugo, académica de la Escuela de Trabajo Social y coordinadora del Magíster en Intervención Social de la UC Silva Henríquez (UCSH) presentó el pasado 10 de noviembre su libro “La lucha por el respeto en un contexto de pobreza y desigualdad”, editado por Espacio Editorial.

A continuación, se refiere a las conclusiones y aspectos más relevantes de su trabajo. 

¿Cómo surge la idea de este libro? 

Bueno, primero que todo, esta obra es el resultado de mi tesis doctoral en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), sede Argentina y da cuenta de un estudio que hice en Peñalolén, específicamente en el sector de Lo Hermida. 

A partir de mi interés en el tema de la pobreza, quise profundizar en un área fundamental para las personas que viven en esta situación y respecto de la que no hubiese estudios en Chile. Si bien en el país existe una vasta trayectoria de estudios en pobreza desde una aproximación  cuantitativa; específicamente desde el ámbito de los ingresos, se tiene conciencia sobre la necesidad de investigar otras dimensiones que permitan conocer más integralmente este fenómeno. 

Pensando en la pobreza en términos relacionales y multidimensionales, tal como lo definen diversos estudios en la actualidad, me encontré con una dimensión que ha sido poco estudiada por las ciencias sociales: el respeto. Desde esta perspectiva, me pareció muy interesante mirar el problema desde ese prisma, ya que el concepto de respeto no solo posee la amplitud necesaria para contener el conjunto de experiencias que documenten el sufrimiento social de los pobres, sino que también posee relevancia desde el punto de vista del valor que le atribuye este grupo humano. 

¿Por qué el tema del respeto es tan relevante en su trabajo? 

A la hora de pesar en el respeto, lo primero que debe desnaturalizarse es la creencia de que ello apela a lo individual y moral. Muy por el contrario, el respeto  tiene que ver con la convivencia social y con los intereses comunes. Es urgente problematizar y visibilizar los efectos que la desigualdad en el acceso al respeto puede tener en la pobreza y en el bienestar de las personas. La ubicación del fenómeno del respeto como una cuestión de orden estrictamente moral, desvinculada de los procesos estructurales que explican la emergencia, persistencia, profundización y/o reproducción de la pobreza, se ha constituido en un terreno fértil para mantener encubiertos o subvalorados los efectos nocivos que puede generar la ausencia de este principio en la vida de los pobres. 

La inclusión del respeto en los estudios sobre la pobreza afecta la percepción que tenemos sobre la calidad de vida de los ciudadanos que viven en los sectores más vulnerables, cuestión que considero muy importante al momento de pensar en los cambios que nuestro país debe asumir en materia de políticas sociales y, en general, en la forma en que nos estamos relacionando como sociedad. 

¿Qué elementos puede rescatar de su experiencia con las personas entrevistadas en su investigación? 

A lo largo de las entrevistas pude profundizar en muchos elementos significativos que nacen de la experiencia de irrespeto que los pobres tienen en las relaciones que establecen en la sociedad tanto a nivel institucional como extra institucional. Existe una constante que tiene que ver con la  exclusión que ellos viven dado que no sólo se les niega la posibilidad de desarrollar y expandir sus capacidades, sino también el derecho a un trato digno acorde a su condición de seres humanos. Esto es grave si se considera la cantidad de recursos aportados por el Estado que, pese a aparecer como disponibles en las estadísticas oficiales, no llegan a los pobres debido prácticas concretas de irrespeto que se producen en los distintos ámbitos donde estos participan. 

Las voces de los pobres constituyen gritos de denuncia que nos alertan una vez más sobre el sufrimiento humano y el impacto profundo que genera  en la vida de los grupos menos favorecidos de la sociedad la forma en que nos estamos relacionando. Creo que ya tenemos suficientes diagnósticos, es tiempo de hacer cambios radicales en este sentido. Sólo así será posible reducir las múltiples desigualdades que nos avergüenzan como país y fortalecer nuestra democracia.