UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Jorge Baeza, Rector de la UCSH

El ingreso al SUA es buena noticia para los jóvenes y nos compromete aún más con la acreditación institucional

Hace pocos días la UCSH tomó conocimiento de que el Consejo de Rectores acordó por unanimidad aceptar su ingreso al Sistema Único de Admisión (SUA) a partir del proceso 2017, solicitud que nuestra Universidad venía reiterando insistentemente.

03/05/2016

Este anuncio constituye una muy buena noticia para nuestros estudiantes y para la propia institución, que junto con adherir a la gratuidad, ahora se integra en igualdad de condiciones a un sistema de alcance nacional, que está conformado por universidades  acreditadas, sin fines de lucro y con una reconocida vocación pública.

A continuación, el Rector Jorge Baeza Correa aborda con mayor detalle la importancia e implicancias de las últimas buenas noticias que ha recibido nuestra institución, así como el desafío que esto nos plantea de cara al nuevo proceso de acreditación institucional que estamos viviendo.

SISTEMA ÚNICO DE ADMISIÓN

 

¿Qué beneficio tiene para la UCSH haber sido aceptada en el Sistema Único de Admisión?

El primero que se beneficia es el joven que postula a las universidades y con ello sus familias y sus profesores. Como lo indicaba la invitación a participar del Sistema Único de Admisión (SUA), este mecanismo asegura una selección eficiente y equitativa de los postulantes y da la posibilidad, además, de participar en una plataforma de selección informada, pública e imparcial, que distribuye sus vacantes en base al desempeño y mérito de los estudiantes. A esto debemos agregar que asegura el cumplimiento, por parte de las universidades que participan en él, de ciertos requisitos básicos que cautelan el interés público. El SUA está integrado por universidades con un buen nivel de acreditación, sin fines de lucro y  con un compromiso de coherencia y entrega de bienes públicos. 

¿Y en qué nos beneficia como universidad?

La Universidad también se beneficia al ingresar al SUA, pero en algo menos tangible. En el mundo académico es importante el reconocimiento de los pares, y que el Consejo de Rectores por “unanimidad”, según indica la prensa, decida aceptarnos por ser una institución que “cumple plenamente” con los requisitos exigidos de calidad, no existencia de lucro y compromiso social, es algo que sin duda nos enorgullece. 

¿Cómo catalogaría el proceso de postulación al SUA?, considerando que la UCSH ya había solicitado su ingreso tiempo atrás.

La Universidad aceptó la invitación a integrar el Sistema Único de Admisión desde su creación, pero una vez dentro, la no consideración del ranking de notas como una vía de ingreso a las universidades, nos llevó a retirarnos del sistema casi de inmediato. Para la UCSH el ranking de notas es un indicador de talento para la vida universitaria, que muchas veces queda invisible al considerar sólo el puntaje de la PSU, que como sabemos, mide más bien el capital cultural del joven que su capacidad de estudios. Por eso, cuando el ranking fue aceptado como vía de ingreso en el SUA, la Universidad pidió su reincorporación, pero el CRUCh determinó no abrirse a nuevas instituciones, situación que recién cambió ahora,  al convertimos en la  única nueva universidad que ingresa al sistema.

GRATUIDAD

El ingreso al SUA se suma a la obtención de la gratuidad. ¿Es esto un indicador de consolidación pública para la Universidad?

Estimo que sí. El ingreso a la gratuidad y ahora al SUA habla de una consolidación de nuestra vocación pública y el reconocimiento social que estamos logrando en estas materias. Tanto para ingresar a la gratuidad, como para ingresar al SUA, se debían cumplir con requisitos que cautelan el bien público: la calidad académica expresada en no menos de cuatro años de acreditación, el poder demostrar la no existencia de lucro y la orientación social de la institución.

A ese último requisito responde también, aunque con menos exposición mediática, el que nuestra Universidad haya sido seleccionada por el Ministerio de Educación para ser partícipe del PACE, el programa de acompañamiento y acceso a la educación superior para liceos vulnerables. De igual forma, desde hace años, somos una de las instituciones con mayor número de estudiantes y de mejores resultados, en el campo de la nivelación de estudios. Son casi mil estudiantes, entre jóvenes y adultos  los que terminan anualmente con nosotros el Octavo Básico o el Cuarto Medio.

La gratuidad ha tenido etapas, ¿cuáles son los porcentajes actualizados de beneficiados en la UCSH?

Los datos de gratuidad aún no son los definitivos, pero según lo que tenemos hasta ahora, de una matrícula de 5.863 estudiantes, dividida en 1.723 nuevos y 4.140 antiguos, un 73,3% de los estudiantes nuevos ingresaron con gratuidad y un 30,3% en el caso de los estudiantes antiguos. Son un total de 2.518 estudiantes con gratuidad, lo que equivale al 42,9% de la matrícula 2016. Falta aún un proceso de apelación que podría llevar a un aumento en las cifras. Tampoco tenemos hasta ahora el dato comparativo con otras universidades, pero esta semana un importante medio de comunicación nacional ha asegurado que  somos la Universidad  con mayor porcentaje de beneficiados en proporción a su matrícula, lo que constituye un motivo de alegría, por nuestra coherencia valórica, pero también un desafío importante, por la responsabilidad social que esto trae consigo.

¿Tendremos mucho déficit a propósito de la gratuidad? ¿Cómo se enfrentará aquello?

La Universidad va a recibir por cada estudiante en gratuidad una cifra en dinero que es menor a lo que habría recibido si el estudiante pagara el arancel que fija la Universidad. De acuerdo a los datos que tenemos hasta ahora, esto significaría que la Universidad va a recibir del orden de $770 millones menos. Esta brecha puede aumentar si hay más estudiantes en gratuidad; pero estamos trabajando para reducirla todo lo posible, sin perder en ningún momento la calidad para los estudiantes y los beneficios pactados para los trabajadores. Esperamos también, que el Estado cumpla con su compromiso de no colocar en dificultades financieras a las universidades que ingresaron a la gratuidad.

¿No hay que preocuparse tanto entonces?

Como hemos sostenido muchas veces, la gratuidad es una buena noticia, así lo entendió también el Consejo Universitario, nuestro órgano colegiado máximo. No podemos convertir esta buena noticia en algo malo o en una preocupación paralizante, más bien es una oportunidad para revisar nuestros gastos y para buscar otros ingresos. Debemos asumir esto como un desafío más, del cual  no me cabe duda que saldremos bien, como en tantos otros  momentos de nuestra historia institucional, en que siempre nos hemos guiado por nuestros valores y nuestra coherencia de principios por sobre intereses de cualquier otro orden.

ACREDITACIÓN INSTITUCIONAL

 

¿Cómo nos desafía este escenario de cara a nuestro actual proceso de acreditación? ¿Estamos con una mejor base que años atrás, dado este reconocimiento público?

Estamos ingresando al proceso de acreditación con un informe de autoevaluación, como siempre, muy sincero, por lo cual esperamos con tranquilidad la venida de los pares evaluadores. El informe da cuenta que en estos últimos cuatro año la Universidad se ha concentrado, y con buenos resultados, en hacer de ella una buena oportunidad para jóvenes talentosos que han tenido su formación en liceos municipales y subvencionados. El porcentaje de estudiantes con gratuidad es el mejor reflejo de ello. Nos comprometimos a hacer un cambio curricular para atender mejor a las necesidades del Chile actual y las exigencias de las características de nuestros estudiantes y el trabajo de todos nuestros académicos y el Convenio de Desempeño que tenemos con el MINEDUC, lo está haciendo posible. Dijimos también que para hacer un cambio real y no sólo superficial, necesitábamos cambios en las relaciones laborales que permitieran lograr mejores niveles de calidad, y ello es lo que estamos buscando con un cambio sustantivo en nuestra Política de Personal. Son estas acciones las que nos hacen ingresar con tranquilidad a esta nueva acreditación, son estas acciones, además, las que han llevado al  reconocimiento público nuestra Universidad.

REFORMA EDUCACIONAL

Fuera de los procesos ya mencionados, el país se enfrenta a la Reforma Educacional. ¿Qué podemos decir como Universidad, frente al trabajo que se ha  venido haciendo hasta ahora?

No es fácil opinar sobre la Reforma en Educación Superior, ya que la información es fragmentada y en estos últimos días sólo a través de minutas, que no sabemos  en qué nivel de maduración están. De lo que se conoce, hay temas que preocupan, como por ejemplo, la confusión que se hace entre lo estatal y lo público, como que sólo las universidades estatales contribuyen en lo público. Llama la atención la falta de propuesta, pero también de debate, sobre el sentido último de la educación universitaria: ¿para qué se forman profesionales? Esto no es sólo una discusión ideológica, es también el parámetro desde donde se pueda hablar luego sobre calidad.

¿Y en cuanto a aspectos positivos, qué se puede destacar?

En las minutas hay también ideas interesantes, como aquellas que apuntan a una mayor regulación del sistema, por medio de una Superintendencia y una Agencia de Calidad con mayores poderes; pero ahí también queda la duda sobre cómo se cuida la necesaria autonomía de las universidades. En lo que no tenemos duda, es en la necesidad de una reforma del sistema, un sistema que primero que nada requiere convertirse en sistema y avanzar a mayor calidad.

MENSAJE FINAL

¿Qué mensaje entregaría a la comunidad universitaria en estos momentos?

Que nos preocupemos por participar de las discusiones sobre la Reforma en Educación Superior, que nos alegremos por los reconocimientos públicos que hemos logrado últimamente y que nos preparemos, muy a conciencia, para el proceso de acreditación que viene. Debemos terminar el año con una acreditación igual o superior a la actual, ya que ello es un requisito para mantenernos en los espacios que hemos logrado en este último tiempo. Estoy seguro que así lo vamos hacer.