UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Los datos que se deben tener en cuenta al momento de elegir una institución de educación superior

Patio Central UCSH.
Patio Central UCSH.

Preguntarse si la universidad es autónoma, si está acreditada y si cumple con lo que establece en su misión y visión, son algunos de los puntos que debemos investigar antes de elegir una casa de estudio.

30/12/2013

Si estás terminando el colegio y diste el paso de decidir qué estudiar, llegó el momento de pensar en el lugar indicado para cursar la carrera escogida. El psicólogo Carlos Barría Román, académico de la Escuela de Psicología de la UCSH, entrega las claves para orientarte a tomar la mejor decisión para tu futuro.

¿Cuáles son los tres principales aspectos que debo considerar para buscar universidad?

R: Elegir en qué universidad estudiar es una decisión compleja. La publicidad se encarga de hacer desfilar por nuestros ojos un número importante de seductoras propuestas, que dificultan la posibilidad real de tomar nuestra mejor decisión. Se trata de un excesivo bombardeo de luminosas ofertas hechas para encandilar, impidiendo tomar conciencia de los aspectos más relevantes con los cuales poder orientarse en la elección. Te proponemos 3 buenos ejes que pueden servir de brújula:

1. Preguntarse si la universidad es autónoma. La autonomía es concedida por el Consejo Superior de Educación e implica que la universidad ha logrado consolidar un proyecto educativo que cumple con ciertos estándares mínimos de calidad, que le permiten otorgar títulos y grados académicos.

2. Preguntarse si la universidad se encuentra acreditada. Esto es importante pues la acreditación es requisito para optar al Crédito con Aval del Estado. La acreditación supone que la universidad posee una organización consistente en sus procesos y procedimientos internos, la cual le permiten sostener una formación de calidad orientada a mejorar en el tiempo.

3. Misión y visión de la universidad. Es importante conocer los valores que promueve la universidad y pensar si ellos se ajustan a lo que uno sueña para sí mismo y para el país. El contexto nacional promueve que la educación es un bien de consumo particular. Pero hay otras universidades que por su tradición y vinculación con el medio, resaltan que la educación es más que un objeto de consumo individual y promueven una educación superior con una responsabilidad social que le es inherente. Entonces, uno puede estar más atento a los discursos individualistas que promueven algunas universidades y optar mejor por universidades más comprometidas con la realidad social.

 

¿Es necesario conocer físicamente la institución antes de elegir o, si ya estoy convencido, me basta con la información que me entregaron en Internet?

R: Por supuesto que no basta con la información que se entrega por Internet. Es importante asistir a las instituciones de educación superior y toparse con las personas que deambulan por ahí. Te puedes fijar en las conversaciones, en cómo se atiende, en las actividades que se publicitan en los paneles, en los lugares de esparcimiento, en el entorno del lugar, en los baños, etc. Yo recomiendo mucho visitar las universidades que a uno le parecen atractivas. Hay que ir con los ojos y los oídos bien abiertos. Dejarse empapar por el ambiente y preguntarse cómo uno se sentiría en ese espacio. Es importante sentirse cómodo en un lugar donde uno va a pasar unos 5 años de su vida. No basta con las fotos bonitas que se muestran en internet.

¿Es recomendable hablar con egresados de la universidad que me interesa para conocer su experiencia?

R: Siempre es recomendable hablar con egresados. La publicidad que circula de cualquier universidad, muestran una imagen idealizada de la misma. Cuando uno habla con personas que han tenido la experiencia de haber sido parte de un lugar, te das cuenta que toda institución tiene aspectos favorables y aspectos negativos. En este sentido, ayuda a tener una visión menos adornada de la realidad. Ningún lugar es perfecto, entonces uno puede conocer cuáles son las fortalezas y debilidades de un lugar conversándolo directamente con egresados. Además, uno puede preguntar por ciertas estrategias para enfrentar o compensar las debilidades de la institución, al conversar con personas que han sido parte de ella.

¿Qué tan importante es la ubicación del campus y su entorno?

R: En mi opinión es relevante pero no determinante. Lo central es evaluar la calidad de los docentes, la calidad de los programas de formación profesional, la vinculación que tiene la universidad con el medio, etc. Pero por otro lado, si uno trabaja y el campus queda extremadamente lejos de la casa y del trabajo, es probable que no sea una buena opción, por lo que significa movilizarse en Santiago en cuanto a los costos de tiempo. Pero si uno no trabaja y puede concentrarse sólo en estudiar, a veces vale la pena hacer el esfuerzo y elegir una buena universidad, independiente que el campus quede demasiado lejos.

El entorno también es relevante. En el día a día uno tiene que resolver distintos temas prácticos, por lo que conviene contar con un entorno amigable. Se trata de temas prácticos que van desde la movilización hasta el esparcimiento. Entonces, si uno puede visitar el campus donde quiere estudiar, vale la pena darse una vuelta por el entorno con las siguientes preguntas: ¿Dónde puedo almorzar? ¿Dónde puedo sacar fotocopias? ¿Dónde puedo tomar locomoción? ¿Dónde hay un cajero automático, por si alguna vez lo necesito? Todo esto se conoce y se evalúa en terreno. Es información del día a día que no está presente en Internet.

¿Cuánto vale la opinión de mis cercanos para tomar la decisión final?

R: La opinión de los cercanos hay que considerarla con cuidado. Ellos supuestamente nos conocen y pueden querer lo mejor para nosotros, pero no están tomando una decisión por nosotros. Hay cercanos que tratan de ahorrarnos nuestro trabajo de decisión y quieren elegir pos nosotros. A ellos hay que pedirles amablemente que nos ayuden a pensar, no que nos ahorren el ejercicio. Por lo mismo, también habría que tener cuidado cuando conscientemente o sin darnos cuenta, buscamos poner al otro en posición de decidir por nosotros. Lo que más ayuda es cuando los cercanos nos hacen preguntas para que profundicemos en la decisión. Es lo que se dice coloquialmente que hagan de “abogados del diablo”. Pero no debemos olvidar que la decisión es de nosotros y que mientras más nos ayuden a pensar, mejor decisión tomaremos.

Considerando que el 62,4% de las 160 instituciones de Educación Superior que existen (Ues, IP y CFT), están acreditadas, qué otros valores o datos específicos debo tener en cuenta para finalmente elegir.

R: Hay datos específicos a considerar que van más allá de la acreditación. Por ejemplo, es necesario preguntarse por el arancel de la carrera. Hay que preguntarse responsablemente por cuánto puedo endeudarme o si mi familia me puede apoyar o no para pagar ese arancel.