UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Los seis mayores mitos sobre estudiar y ejercer derecho puestos a prueba

¿Qué hay de cierto entre tanta fábula?

Mitos de la carrera de Derecho
Mitos de la carrera de Derecho

Entrevista a Diego Sánchez Fuentes, Coordinador Académico de la Escuela de Derecho de la UCSH.

31/12/2013

1.- Memorizar hasta la Biblia.

En la actualidad la enseñanza del Derecho persigue el desarrollo de habilidades intelectuales, como la compresión, la reflexión, la problematización y la crítica, entre otras. Sin embargo, la memoria como habilidad es útil, y no puede negarse su gran valor, pero es sólo, por decirlo de alguna forma, una herramienta necesaria para el aprendizaje. En lo específico, es necesario conocer profundamente las materias, para lo cual se requieren todas las destrezas intelectuales. 

2.- Es una carrera universitaria que dura 5 años. 

No, porque además de tener que cursar los ramos que impone el programa, es necesario rendir un examen de grado, en el que se evalúan los ramos troncales de la carrera, por lo que el ideal debiera ser 6 años, para efectos de obtener la licenciatura en ciencias jurídicas y sociales. Luego, es necesario realizar un práctica profesional de 6 meses en órganos públicos, como la Corporación de Asistencia de Judicial. Una vez cumplidos los requintos impuestos por la universidad y por la ley, se procede a realizar los trámites necesarios para jurar como abogado ante la Excma. Corte Suprema. En el fondo lo ideal son 7 años, pero el promedio nacional bordea los 10 años.

3.- La universidad otorga el título al finalizar.

La universidad otorga el título de licenciado en ciencias jurídicas y sociales. La Excelentísima Corte Suprema, inviste con la calidad de abogado a las personas que han cumplido todos los requisitos legales para ello, dicho de otra manera, nuestro máximo tribunal es quien confiere el título de abogado. 

4.-Piden leer tanto que es imposible.

Se lee muchísimo, pero no tiene nada de imposible, es una carrera donde la perseverancia, la disciplina y el esfuerzo priman.

5.- Los abogados son maestros del engaño, se educan para mentir. 

Este tipo de afirmaciones proviene de la caricaturización cultural en torno a los abogados. Es probable que algunos ejerzan la profesión de manera inmoral. Sin embargo, ser abogado implica un fuerte compromiso personal y social con la finalidad de aportar a la comunidad en miras del progreso. 

6.- Los abogados ganan mucho dinero, el éxito está asegurado al estudiar esta profesión. 

Como sucede en todas las profesiones, hay quienes logran enriquecerse, pero no representa la generalidad. Lo importante es tener en cuenta que asumir personalmente el desafío de prepararse en la ciencia jurídica traerá como consecuencia una justa retribución, pero para esto resulta indispensable profundizar los conocimientos y habilidades constantemente durante toda la vida.