UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Próximo a cumplir 7 años:

Personas pobres de Santiago reprueban el Transantiago con un 3,8

Por 11° año el transporte público es el servicio peor evaluado en estudio UCSH.

23/01/2014

Éste es uno de los resultados dados a conocer, este miércoles 22 de enero, por la Escuela de Administración y Economía de la Universidad Católica Silva Henríquez, al publicar su estudio anual denominado “PERCEPCIÓN DE LA POBLACIÓN POBRE DE SANTIAGO SOBRE SERVICIOS BÁSICOS Y TRANSPORTE PÚBLICO AL AÑO 2013 Y VISIÓN EVOLUTIVA DESDE EL AÑO 2003, realizado por el investigador Marcelo Yáñez P.

La investigación, que se realiza desde el año 2003 mediante una encuesta presencial a jefes de hogar y dueñas de casa, muestra las percepciones de las personas vulnerables de Santiago frente a los servicios básicos y el transporte público en la capital, a noviembre de cada año.

Entre sus resultados destacan:

-          Los servicios que resultan aprobados, con nota promedio superior a 4,0, en su calidad por las personas pobres de Santiago, son: Retiro de basura (5,7), Gas (5,5), Electricidad (5,4), Agua potable (5,3), Alumbrado público (5,3), Telefonía fija (5,2), y Telefonía móvil (5,0), Transporte en Metro (4,7), y Televisión por cable (4,7).

-          El único servicio reprobado, con promedio inferior a 4,0, es: Transporte en micro con un 3,8, bajando una décima respecto del año anterior.

-          Las instancias más señaladas, en forma espontánea, por las personas vulnerables como responsables de que este grupo de la población acceda a servicios básicos, siguen siendo el “Estado” (62,3%), “Municipalidades” (19,8%) la “Propia Familia” (21,7%), tal como ha ocurrido desde el año 2004.

-          Un 75,6% de los entrevistados está en desacuerdo con que “la calidad de los servicios básicos es la misma en comunas como La Pintana y Las Condes”, proporción que sube ligeramente en 3,7 puntos porcentuales respecto del año anterior.

-          Un 67,2% de los jefes de hogar o dueñas de casa consultados cree que “hay poco apoyo estatal para que las familias pobres dispongan de servicios básicos”, proporción que se incrementa 8,9 puntos porcentuales respecto de 2012.

-          Un 53,8% de estas personas no comparte la idea de que “las empresas de servicios básicos atienden de igual manera a todas las familias de Santiago”, frente a 34,6% que cree que sí. Esta percepción negativa crece casi 10 puntos porcentuales desde el año 2012.

-          Un 51,1% de las personas vulnerables no cree que “hay transparencia en cómo se determinan las tarifas de los servicios básicos en Chile”, proporción que se reduce en 5,3 puntos porcentuales desde 2011.

-          Un 44,9% de los entrevistados está en desacuerdo con que “dada la calidad de los servicios básicos, sus tarifas son adecuadas”, opción que baja 13,6 puntos porcentuales desde 2012.

-          Un 46,8% de los consultados coincide en que “la información contenida en el estado de cuenta de la luz, el agua y el teléfono es clara y comprensible”, nivel que se mantiene desde 2008. En tanto, 41,1% piensa lo contrario, proporción que crece 7,1 puntos porcentuales el último período.

-          Un 45,0% de las personas vulnerables asevera que “los cortes de energía eléctrica que han ocurrido este año SI han afectado la calidad de vida de mi familia”, nivel que crece 7,3 puntos porcentuales desde 2012.

-          De similar forma como ha ocurrido desde 2007, respecto de los beneficios que le ha traído a la familia el Transantiago en comparación a las micros amarillas, el 48,9% de los encuestados indica que “Ninguno”, aunque se reduce 19,2 puntos porcentuales desde el estudio previo. En tanto, 22,1% señala el “Pagar el pasaje con la tarjeta Bip” (sube 10,1 puntos), 14,7% “Menor tiempo de viaje” (sube 7,7 puntos), y 13,7%Mayor comodidad al interior de las micros” (sube 8,7 puntos), siendo éstas las opciones más mencionadas.

-          En cuanto a las consecuencias negativas que le ha traído el Transantiago en comparación a las micros amarillas a la familia, se tiene que las ideas más reiteradas son para  49,2%Mayor tiempo de espera en los paraderos” (baja  desde 2012: 2,3 puntos porcentuales), 43,1% indica “Mayor tiempo de viaje” (sube 2,5 puntos), 27,8% Problemas con la tarjeta Bip” (sube 0,9 puntos), 27,0% “Mayor gasto mensual en transporte” (baja 4,7 puntos), y 29,0%Tener que caminar más cuadras para llegar a los paraderos” (baja 2,5 puntos).

-          Sólo 8,7% de los entrevistados indica que alguien de su familia ha efectuado algún reclamo por el Transantiago, cercano al nivel de todos los estudios anteriores. Los motivos más recurrentes de los reclamos son baja frecuencia (tiempo de espera), no se detienen en paraderos, problemas con la tarjeta Bip (no le carga, le cobró el doble), asalto, mal trato del chofer y accidentes (caída del bus).

Para Marcelo Yáñez, investigador de la Universidad Católica Silva Henríquez a cargo del estudio en sus once años, se mantiene una percepción de desconfianza y escepticismo entre las personas vulnerables de Santiago sobre los servicios básicos y el transporte público que reciben en la capital. De hecho, la mitad de los jefes de hogar y dueñas de casa consultadas, cree que no hay transparencia en cómo se determinan las tarifas de los servicios básicos en el país, piensan que las empresas proveedoras de estos servicios no atienden de igual manera a todas las familias de Santiago y que dada la calidad de estos servicios, sus tarifas no son adecuadas. “También cerca de la mitad de estas personas estima  que los cortes de energía eléctrica que han ocurrido este año han afectado la calidad de vida de la familia”, asegura.

En el caso del Transantiago afirma que si bien ha subido su calificación desde su puesta en marcha el 2007, cuando obtuvo un promedio de 2,8, mantiene similar a 2012, en torno a 3,8, a pesar de los múltiples cambios que se han implementado en el sistema, como es la construcción de infraestructura, nuevos servicios, extensión de los existentes y  aumento del número de buses, entre muchos otros. “A pesar de esto, en términos relativos, las personas mantienen la percepción que los principales efectos negativos que les ha generado este sistema son el mayor tiempo de espera en los paraderos y el mayor tiempo de viaje, al mismo tiempo que evalúan negativamente la seguridad de este frente a los asaltos, a los accidentes, los niveles de contaminación al interior de los buses, el desempeño de los conductores y, por cierto, el precio del servicio”, sostiene.

Un resultado positivo para Marcelo Yáñez es la opinión favorable hacia el servicio del Metro, “que obtiene un promedio de 4,7 y la percepción de que ha mejorado la calidad de su servicio”.

Por último, el investigador de la Escuela de Administración y Economía de la Universidad Católica Silva Henríquez, resalta que una vez más, estos resultados no concuerdan con los entregados por la autoridad que coordina el sistema, en cuanto a los “datos objetivos” de cumplimiento de la frecuencia y regularidad de los operadores, donde se ha destacado que, en general, todas las empresas operadoras están cumpliendo con los estándares exigidos en casi todos los tramos horarios. “Esto es complejo ya que, de acuerdo a nuestro estudio, la experiencia de los usuarios habituales en todos los años de existencia del Transantiago es calificada negativamente, especialmente en estos 2 aspectos críticos en la valoración del sistema”, explica.

En opinión del académico, “sería interesante que los resultados de frecuencia y regularidad se publicarán por servicio por separado para cada uno de los que opera cada empresa, ya que la experiencia de los usuarios es con servicios específicos y no con el desempeño promedio de cada operador”.

Calificación de diferentes aspectos del Transporte en Micro de Santiago en la actualidad.

De 11 aspectos relacionados con el transporte en micro de la capital, que fueron evaluados por las personas pobres de Santiago en 2013, todos resultaron reprobados en promedio (en una escala de 1 a 7): con 3,1 “Seguridad frente a asaltos a los pasajeros” (baja 0,1 punto desde 2012), 3,3 “Precio del boleto” (sube 0,5 punto en su promedio desde 2012), 3,3 “Nivel de ruido en el interior de las micros” (baja 0,1 punto), 3,3 “Nivel de contaminación del aire en el interior” (baja 0,1 punto), 3,4 “Seguridad frente a accidentes” sube 0,2 punto), 3,5 “Tiempo hasta llegar a su destino” (sube 0,3 punto), 3,5 “Mantención mecánica de las micros” (sube 0,2 punto), 3,4 “Aseo de las micros” (sube 0,2 punto), 3,4 “Cordialidad del chofer” (sube 0,2 punto), y 3,6 “Capacitación de los choferes” (sube 0,1 punto).

Ficha técnica resumida

La investigación se realizó a través de una encuesta aplicada en hogares, a dueñas de casa o jefes de hogar, seleccionados aleatoriamente en las diferentes etapas de muestreo. En la última versión año 2013,  la muestra fue de 382 personas pobres de comunas como CERRILLOS, CONCHALI, HUECHURABA, P.A. CERDA, PUDAHUEL, RENCA y PEÑALOLÉN. El estudio posee un 4,1% de error muestral estimado.

A efectos de este estudio, se considera a una persona en condición de pobreza si su ingreso líquido mensual per cápita es hasta de $173.400 en el caso de familias de 2 ó más integrantes, y de hasta $261.200 si es una familia unipersonal.