UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Jesuitas en Chile: la presencia, poder y características de la congregación que por primera vez llega al Vaticano

Francisco inició hoy oficialmente su papado y con él se empiezan a escribir las primeras páginas de los jesuitas al frente de la Iglesia Católica. Conoce la historia de esta congregación en el país, su presencia en parroquias, colegios y obras sociales, los valores e ideas que trabajan y lo que hablan en Twitter.

19/03/2013

Por primera vez en la historia, el Papa resultó ser un sacerdote jesuita, lo que sorprendió a la congregación en Chile y el mundo. El pontífice ha sido valorado por los medios y la comunidad católica- durante estos días- por su sencillez y su austera forma de vivir.

Acá te presentamos una radiografía de los jesuitas en Chile, sus fundamentos, formación y presencia en el país.

"Primero, somos parte de la Iglesia. Segundo, los jesuitas no somos todos iguales, somos muy diversos, pensamos con mucha libertad y hablamos con mucha libertad". Así de clara es la descripción del padre Fernando Montes, rector de la Universidad Alberto Hurtado.

NUMERO DE JESUITAS
De acuerdo a los antecedentes que ellos mismos entregaron a La Tercera, en estos momentos hay cerca de 160 sacerdotes consagrados.

Los salesianos, por ejemplo, tienen 150 sacerdotes consagrados, mientras que los legionarios de Cristo llegan a 800 y los Opus dei a 2.015 sacerdotes.

HISTORIA
Desde Italia -donde la orden fue fundada en 1534 por San Ignacio de Loyola- llegaron a Chile en 1593 y su labor se dedicó en primer lugar a la educación de todos los grupos sociales y a la evangelización de los indígenas del país.

En el año 1767, fueron expulsados de los dominios del Rey de España. La mayor parte de los 181 jesuitas chilenos que partieron al exilio se refugiaron en Italia, donde prosiguieron su labor cultural y religiosa. Finalmente regresaron en 1816 a Chile.

LA BASE DE SU FE
"Profundo amor personal a Jesucristo". Ese es el decreto número uno de los preceptos de la Compañía de Jesús, y en eso todos los sacerdotes de la orden están de acuerdo.

Es así como el mismo capellán de Un Techo para Chile, Cristián del Campo, explica que "ya en el nombre podemos ver algo, San Ignacio no quiso que se llamara ignacianos ni nada de eso, sino que Jesuitas porque seguimos a Jesús, esto es muy cristológico, eso es lo primero, lo segundo es que nosotros seguimos una espiritualidad de la encarnación, somos como que estamos convencidos que si Dios se hizo hombre eso significa no sólo algo que pasó hace 2 mil años atrás, sino que algo que tenemos que tener en el mundo, metiéndose en el mundo encontramos a Dios".

LA FORMACION DE UN JESUITA

El padre Montes explicó a La Tercera que los jóvenes primero deben pasar por el noviciado, el que dura dos años, y dentro del cual se le entrega formación religiosa y espiritual. Dentro de esta etapa se viven distintas experiencias, como el envío de jóvenes "un mes entero sin un peso en el bolsillo, a peregrinar", y añade: "hoy día nosotros mandamos a los jóvenes a hacer trabajo de temporero, sin ningún peso en el bolsillo, a que se las arreglen en la vida", relata Montes.

Después viene la etapa del juniorado, que son tres años de formación de humanidades clásicas, lenguas, literatura, arte, historia. Montes agrega que luego de este nivel, "vienen tres años más de estudios de filosofìa en Argentina", allí obtienen la licencia en filosofía y también detalla "luego nos mandaban a enseñar a un colegio, que es lo que se llama el magisterio".

"Terminado ese periodo de enseñanza, que duraba entre dos a tres años, nos enviaban a estudiar teología cuatro años y así se termina la formación", sentencia.

EL PODER

Del Campo aseguró también que, como en toda congregación religiosa, están los votos de castidad, pobreza y obediencia, "donde ésta es muy importante para nosotros, somos la única congregación en el mundo que hace un cuarto voto de obediencia especial para el Papa, es decir, que por un lado fuéramos libres para opinar y por otro lado que fuéramos súper de la Iglesia, entonces ese voto te permite la libertad de opinar, todo lo contrario de lo que la gente cree".

De acuerdo a las bases de la orden, los jesuitas deben rechazar el asumir cargos dentro de la Iglesia Católica, como cardenales u obispos.

Así lo explica también el padre jesuita José Aldunate. "Los jesuitas tenemos el compromiso de no aceptar obispados, pero cuando la Santa Sede pide a un jesuita que sea obispo, entonces pertenece a la conciencia del interesado discernir cuál es su opción, si seguir en la vida de jesuita o si asumir una vida de obispo, de pastoral".

El capellán de Un Techo para Chile coincide en este sentido, ya que asegura que "nosotros hacemos una promesa muy concreta y explícita, la hacemos en nuestros votos, rechazar cualquier nombramiento y hacer todo el lobby posible para que no nos nombren de obispo ni de cardenal ni nada, pero si el Papa insiste tenemos que aceptar y eso hizo el monseñor".

Por otro lado, la orden- en estos momentos- no tiene presencia en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal. De acuerdo a los antecedentes, el último resultó ser el obispo de Arica Renato Hasche, quien falleció en 2003.

Esto, debido a que la Asamblea está conformada por obispos en ejercicio, y dado al voto que indica rechazar cualquier nombramiento en cargo de poder, los jesuitas no llegan a esta instancia.

EL REFERENTE

Sin duda el mayor referente de los jesuitas en Chile es el padre Alberto Hurtado, el que además se transformó en el segundo santo chileno, sumándose a Santa Teresa.

Hurtado fundó el Hogar de Cristo, la obra de la congregación más importante. Fue beatificado por Juan Pablo II el 16 de octubre de 1994 y posteriormente canonizado por Benedicto XVI en la plaza de San Pedro el 23 de octubre de 2005.

PRESENCIA
Para los miembros de la Compañía de Jesús, la vida en comunidad es una de las principales bases de su apostolado. Tienen a su cargo cinco parroquias, donde la principal presencia la tienen en las comunas de Santiago y Estación Central.

En Santiago están en la parroquia Jesús Obrero y en La Santa Cruz, ambas de la comuna de Estación Central. En Arica también están presentes en dos parroquias, El Carmen y Santa Cruz, mientras que en Melipilla están a cargo de la parroquia San Ignacio.

En cuanto a la forma en que viven los sacerdotes jesuitas, el capellán del Hogar de Cristo, Pablo Walker, dijo a La Tercera que "los jesuitas vivimos todos en comunidad", señalando que por lo general viven en residencias con otros sacerdotes, pero siempre en contacto con las personas.

En tanto, en el sitio web de los jesuitas en Chile se indica que las parroquias a su cargo "están llamadas a organizarse subrayando lo comunitario, y esto como comunidad de comunidades".

EDUCACION

Tal como destacan en las obras sociales, los jesuitas tienen gran presencia en obras educacionales. En Chile, cuentan con 24 colegios entre Antofagasta y Puerto Montt, los que se caracterizan por ser transversales. Además, tienen la Universidad Alberto Hurtado, con la que extienden su influencia educativa a la educación superior.

Al respecto, el capellán del Hogar de Cristo, Pablo Walker, dijo a La Tercera que los jesuitas están permanentemente revisando su labor social y educativa, en busca de saber "hasta qué punto somos coherentes" con su obra y objetivos.

El padre Fernando Montes indicó que como congregación realizan obras sociales "como el Hogar de Cristo. El padre Hurtado fundó el Hogar de Cristo y se metió el trabajo sindical, trabajó en la educación: tenemos colegios, escuelas y universidades".

Por otro lado, los salesianos poseen 22 colegios a nivel nacional y también una universidad (Católica Silva Henríquez); los legionarios de Cristo poseen siete colegios, también una universidad (Finis Terrae) y los Opus Dei, por su parte, poseen ocho colegios, y también una casa de estudios superior (de Los Andes).

OBRAS SOCIALES
El Hogar de Cristo fue creado el 19 de octubre de 1944, y el gobierno le confirió personalidad jurídica al año siguiente. Además, existe Un Techo para Chile, que fue formada en 1997 por jóvenes universitarios, encabezados por el sacerdote jesuita Felipe Berríos.

El capellán del Hogar de Cristo señala que son "la expresión de un foco de una prioridad hacia los más pobres", y agrega que las obras que realizan en Chile como "el Hogar de Cristo, el Techo, el trabajo con los mapuche, nace de la unión entre fe y justicia" de la congregación.



La congregación, además cuenta con dos revistas orientadas a la comunidad. Mensaje fue creada por Alberto Hurtado en 1951, con el objetivo de "entregar un mensaje cristiano para el mundo de hoy". Los jesuitas la califican como una publicación de orientación, orientación y reflexión. Actualmente es dirigida por el padre Antonio Delfau.

En tanto, la revista Jesuitas, que no se edita todos los meses, está orientada a difundir la labor pastoral y social de la congregación.