UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Cardenal Bertone tuvo ameno encuentro con Familia Salesiana

Cardenal Tarcisio Bertone en su encuentro con la Familia Salesiana de Chile.
Cardenal Tarcisio Bertone en su encuentro con la Familia Salesiana de Chile.

Dentro de las intervenciones realizadas por el Cardenal Tarcisio Bertone, destacaron las palabras de admiración al Cardenal Raúl Silva Henríquez y un mensaje de esperanza a los recientes damnificados y afectados por el terremoto en Chile.

14/04/2010

Cercano y muy ameno en sus intervenciones se mostró el Cardenal Tarcisio Bertone en su encuentro con la Familia Salesiana de Chile, este 13 de abril en el Auditorium de nuestra Casa de Estudios, donde los esperaban más de 600 personas, entre obispos y religiosos, estudiantes y organizaciones e instituciones surgidas al alero de las tres congregaciones fundadas por Don Bosco: Salesianos de Don Bosco, Hijas de María de Auxiliadora y Cooperadores Salesianos (laicos a servicio de la obra). 

En su saludo de bienvenida al Secretario Vaticano, el Provincial de la Congregación Salesiana y Gran Canciller de nuestra universidad, Padre Leonardo Santibáñez, destacó el hecho de recibir al Cardenal en la UCSH como una "presencia significativa", sobre todo considerando el momento particular que vive nuestro país tras el terremoto del 27 de febrero pasado. 

En ese mismo sentido, al comenzar su intervención, el Cardenal Bertone destinó sus primeras palabras a entregar un especial y afectuoso saludo del Papa Benedicto XVI, ante los numerosos fallecidos y heridos de la catástrofe, "El Sumo Pontífice me pidió expresamente que me hiciera intérprete de sus sentimientos de cercanía y afecto por todos los chilenos, que están muy presentes en su corazón de Padre y Pastor", señaló. 

Respecto a su encuentro con la familia salesiana a la que él pertenece, el Cardenal Bertone señaló que "como hijo de don Bosco aquí me siento bien; como en casa. Y más todavía estando en esta tierra chilena, soñada por San Juan Bosco, y a la cual llegaron los Salesianos en mil ochocientos ochenta y siete, fundando el seis de marzo de ese año la primera Obra en la ciudad de Concepción". 

"Me gustaría que este encuentro familiar sirviera de renovado estímulo para volver a mirar a Don Bosco, quien congregó en torno a sí un amplio movimiento de personas, atentas a las necesidades de los demás, en particular de los jóvenes pobres, abandonados y en peligro. Así como el amor a Cristo impulsó a San Juan Bosco a ir más allá de las paredes del Oratorio de Valdocco para afrontar la difícil situación de la juventud, este mismo ideal ha de moverles igualmente a Ustedes a buscar caminos para servir a la juventud chilena, con iniciativas también en el ámbito de los niños y jóvenes que viven en la calle, como por ejemplo con la Fundación Don Bosco ? Vida compartida", precisó el Secretario Vaticano. 

El Cardenal Bertone resaltó también la V Conferencia General del Episcopado latinoamericano y del Caribe, reunida en Aparecida, está incentivando a los cristianos en su compromiso misionero, de manera de ser discípulos, que acogen y transmiten gozosamente la palabra de Dios. Por ello, dijo, "la fidelidad a esta convicción coloca a los miembros de la Familia Salesiana al servicio de esta hermosa tarea evangelizadora, con el carisma que les es propio y el ejemplo iluminado de San Juan Bosco, que supo salir al encuentro diario de las necesidades y pobrezas de los muchachos de su época con un corazón de Padre, Maestro y Amigo de la juventud". Asimismo agregó que para los Salesianos "la evangelización se concreta particularmente en la educación. San Juan Bosco sintetizó su misión con la expresión 'evangelizar educando y educar evangelizando'. La educación auténtica respeta todas las dimensiones del niño, del adolescente, del joven, y está claramente orientada a la formación integral de la persona, abriéndola a la transcendencia. Por su parte, la evangelización, que es anhelo por la salvación de los otros, tiene en sí misma un fuerte valor educativo, precisamente porque busca la transformación de la mente y del corazón a partir de Cristo". 

En los últimos minutos de su intervención, el Cardenal Tarcisio Bertone dio cuenta de su gran admiración por la figura del Cardenal Raúl Silva Henríquez, un pastor que "a través de un diálogo sosegado y personal con el Señor supo adentrarse en lo más auténtico del alma de Chile y poner su voz y su ministerio al servicio de aquellos que lo necesitaban". 

Posteriormente, también se dio tiempo para interactuar con algunos presentes, quienes le agradecieron su presencia y le compartieron reflexiones e inquietudes respecto a diferentes temas. 

El Cardenal Bertone recibió diversos obsequios de parte de la universidad y miembros de la familia salesiana, como una cruz pectoral, una edición de lujo de una obra del poeta chileno Vicente Huidobro y una medalla del Cardenal Raúl Silva Henríquez y el libro "La Patria Anhelada", inspirada también en el Cardenal Silva.

  • P. Alberto María De Agostini

Cabe destacar también la alusión que hizo el Secretario de Estado Vaticano al Padre Alberto María De Agostini, contando a los asistentes que de niño fue alumno de este misionero salesiano en Italia y destacando el reconocimiento mundial que existe por el trabajo investigativo que realizó en nuestra Patagonia. 

Esta mención cobró mayor relevancia, por cuanto en el Salón Auditorium figuraban algunos de los cuadros que forman parte de la muestra fotográfica que nuestra universidad inauguró recientemente en el Centro de Extensión y Servicios (CES), con 38 imágenes tomadas por el Padre De Agostini durante sus exploraciones por las tierras magallánicas.

  • Funcionario UCSH recibe regalo especial

Fuera de todo protocolo, al finalizar la ceremonia un funcionario de nuestra Casa de Estudios que se encontraba en el salón, pidió espontáneamente al Cardenal Bertone una bendición, recibiendo con sorpresa no sólo el afecto del Cardenal sino un pequeño recuerdo, que lo llenó de alegría y emoción. Se trata de Aníbal Vera, del área de mantención, quien hoy atesora con orgullo un hermoso rosario blanco cuyo estuche lleva impreso el logo Vaticano.