UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Manfred Max Neef destacó "Operación Buen Samaritano" al inaugurar Magíster en Educación

Manfred Max Neef.
Manfred Max Neef.

El economista destacó el valor de la "Operación Buen Samaritano" realizada por la UCSH y su coherencia con los desafíos que deben asumir las universidades hoy.

07/05/2010

"Me ha dado una gran satisfacción conocer las acciones que han tomado en esta universidad: el que más de mil de ustedes salieron a construir mediaguas. Meter los pies en el barro, vivir la realidad, sentirla, olerla, captarla, sufrirla, gozarla, eso es fundamental; eso es lo que necesitamos cada vez más como compromiso en las universidades. Los felicito calurosamente por esa iniciativa. No dejen de hacerlo, no esperen que haya terremoto para volver a salir, hay muchas otras razones para estar en contacto con quienes realmente lo necesitan".

De esta forma el ex candidato presidencial y economista Manfred Max Neef destacó el valor de la "Operación Buen Samaritano" realizada por la UCSH y su coherencia con las desafíos que él sostiene deben asumir las universidades hoy. Ello en el marco de la inauguración del Año Académico del Magíster en Educación, realizado el pasado miércoles 5 de mayo.

En la ocasión, destacó que el principal desafío para nuestra universidad es seguir haciendo lo que ha hecho, es decir"ser una universidad que tenga conciencia de que se tiene que acercar a la realidad, no hacer puras abstracciones, ni vivir para el mercado, sino vivir para responder a las necesidades profundas de una sociedad que está en una tremenda crisis".

La actividad, que se realizó en el Aula Magna de la UCSH, contó con la presencia de autoridades universitarias, académicos y estudiantes del mencionado postgrado, coordinado por María Bibiana Rodríguez, quien al presentar al orador central de la jornada precisó: "teníamos que invitar a una persona que lograra tocar a nuestra gente, que lograra motivar, provocar, mover, porque si no, no tenía ningún sentido".

"Voy a tomarme la libertad de decir algo que ya le dije a Manfred. Buscábamos un loco lindo... yo dije conozco uno, en realidad más de uno, pero además este loco lindo- al que le gusta más lo de lindo que lo de loco- tiene un testimonio de vida tremendo, lúcido, fuerte, honesto, comprometido, valiente. Y allí estaban partes de las consignas que queríamos traer a este espacio. No es una elección cualquiera".

Clase Magistral

En clase magistral, Max Neef destacó que para él, el centro de todo y el milagro máximo no es el ser humano, sino la vida, el fenómeno de la vida, del cual no somos más que una representación. En consecuencia, "de humanista me transformé en bioista".

Precisó que la universidad debe hoy repensarse a sí misma sobre lo que está haciendo: "Debemos con decisión y sin inhibiciones repensarnos profundamente, y pronto, para ser coherentes con los desafíos históricos de nuestro tiempo y de nuestras circunstancias".

Comentó que todos los grandes problemas que enfrentamos en este siglo, como disponibilidad de agua, pobreza, migraciones obligatorias, violencia, terrorismo, agotamiento de recursos, extinción de especies y de culturas, desastres ambientales, calentamiento global, etc., son el resultado del largamente sostenido divorcio entre lo humano y lo distinto de lo humano.

"Hoy nos toca pagar las cuenta de esta discontinuidad impuesta por la revolución científica del siglo XVII ", apuntó.

Recalcó que todos estos problemas son transdisciplinarios, es decir, ninguno de ellos puede ser abordado en plenitud a partir de disciplinas específicas e individuales. Por tanto, el primer paso que la universidad debe dar es proponer programas transdisciplinarios.

Entre sus propuestas para las instituciones de educación superior, destacó tres: primero generalizar en todas las carreras una base formativa a partir de la historia del universo, considerando lo ya sugerido. En segundo lugar, orientar la metodología de la enseñanza hacia la solución de problemas concretos del mundo real, en vez de atosigar a los estudiantes con un curso tras otro, poco o nada vinculados con la realidad. Y tercero, propender -a nivel de postgrado- el diseño de programas en áreas temáticas tales como los enumerados problemas del nuevo siglo, en vez de programas acotados estrictamente en términos de disciplina.

El Magíster en Educación inició su versión 2010 con un aumento en su matrícula del 50 %, que en datos concretos representa 58 estudiantes.