UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Noticia

Saludo del P. Inspector Alberto Lorenzelli el día del Natalicio de Don Bosco 2012

P. Inspector Alberto Lorenzelli
P. Inspector Alberto Lorenzelli

"Hacia el Bicentenario del nacimiento de Don Bosco" Santiago, 16 de agosto 2012

14/08/2012

Queridos Hermanos Salesianos,

Estimados Hermanos y Hermanas Miembros de la Familia Salesiana,

Queridos Amigos de Don Bosco y jóvenes todos.

 

La celebración en el mundo y en nuestra Inspectoría "San Gabriel Arcángel" de Chile, del nacimiento del Buen Padre de todos los salesianos, San Juan Bosco, es la celebración de la gran Familia Salesiana que se despliega por todo el mundo, anunciando buenas noticias a los jóvenes que las esperan. "San Juan Bosco, su nombre es todo un poema de gracia y de apostolado. Desde una aldea de Piamonte ha llevado la gloria y los triunfos de la caridad de Cristo hasta los más lejanos confines de la tierra..." (Beato Juan XXIII)

 

Es para cada uno de nosotros la celebración de la fidelidad al carisma del Espíritu Santo:"Con sentimientos de humilde gratitud, creemos que la Sociedad de san Francisco de Sales no es sólo fruto de una idea humana, sino de la iniciativa de Dios para contribuir a la salvación de la juventud - la porción más delicada y valiosa de la sociedad humana -, el Espíritu Santo" suscitó, con la intervención materna de María, a san Juan Bosco.

Formó en él un corazón de padre y maestro, capaz de una entrega total: "Tengo prometido a Dios que incluso mi último aliento será para mis pobres jóvenes... De esta presencia activa del Espíritu sacamos la energía para nuestra fidelidad y el apoyo de nuestra esperanza" (Const. 1).

 

El segundo año de preparación al Bicentenario del nacimiento Don Bosco nos desafía arenovar la propuesta educativa salesiana, de cara a los actuales contextos sociales, educativos y espirituales.

 

Hoy 16 de agosto, cumpleaños de Don Bosco, es también la celebración de una obra humanizadora y evangelizadora que se expresa en una infinidad de acciones, instituciones, comunidades y servicios, para el bien de la juventud. Por eso todos nos debemos sentir comprometidos a desempeñar un papel fundamental en la nueva evangelización. Naturalmente, ésta no será posible sin nuevos evangelizadores que hayan aprendido a ser discípulos que, en la convivencia con Jesús y en la intimidad con Él, hagan propia la pasión por la humanidad y, como apóstoles apasionados, se entreguen a la construcción del Reino hasta que el Señor vuelva.

 

El conocimiento de Don Bosco a través de su historia, de su pedagogía y su espiritualidad se debe traducir en compromiso con y para los jóvenes. Como Don Bosco, ¡hoy Dios nos espera en los jóvenes! Por eso debemos ir en su busca y estar con ellos en los lugares, situaciones y fronteras donde ellos nos esperan. Para eso hay que ir a su encuentro, dar siempre el primer paso, caminar a su lado. Dios nos está llamando y Don Bosco nos anima a ser buenos pastores, a imagen del Buen Pastor, para que los jóvenes puedan encontrar todavía Padres, Madres, Amigos; y puedan encontrar sobre todo Vida, ¡la Verdadera Vida, la vida en abundancia que ofrece Jesús!

 

El método de D. Bosco nace de la presencia atenta y amorosa entre los jóvenes; esta presencia nos abre al conocimiento de los mismos porque se conecta con ellos allí donde viven. Intenta proponer, estimular, hacer crecer, animar a la persona para que llegue a ser lo que originariamente es y debe ser.

Es un cuadro de referencia que exige, por parte de los educadores, una actitud de búsqueda, de encuentro, de comprensión dialógica; una atenta simpatía por los jóvenes reales y por su mundo; una gran creatividad y flexibilidad, por el compromiso y la adhesión a los valores no impuestos de manera forzada, sino propuestos mediante la persuasión y el amor, por el convencimiento de que "en todo joven, por desgraciado que sea, existe siempre un punto que es accesible al bien; primer deber del educador es buscar ese punto, esa cuerda sensible y aprovecharse de ella" (M.B. 5,367).

 

El sistema educativo de Don Bosco requiere un ambiente de libertad de intensa participación y de relaciones interpersonales amistosas, un clima de familiaridad y de franqueza, de optimismo y de alegría.

 

Exige también a los educadores una presencia activa y continua, que se hace preventiva, porque facilita la proyección al futuro, descenso a las profundidades, el uso a la libertad en las opciones, la colaboración responsable que propicia la transformación de todo el ambiente para que sea educativo. Por eso, no es posible hablar de Sistema Preventivo donde falte el contacto personal que despierta la necesidad y la búsqueda de los valores, la cooperación comunitaria de los mismos jóvenes. Los jóvenes se forman para insertarse en una sociedad pluralista, donde deberían trabajar por la justicia y la paz, con crecientes responsabilidades sociales y políticas, en la confrontación crítica con las más relevantes concreciones ideológicas del momento presente.

 

Esta reflexión, teniendo en cuenta la experiencia, nos lleva a reactualizar y a plantear en el nuevo contexto cultural de hoy, las exigencias del objetivo global de la educación: "ayudar a los jóvenes a ser honestos ciudadanos y buenos cristianos" inspirándonos en el triple criterio-clave del estilo preventivo que "se apoya por entero en la razón, en la religión, y en el amor" (D. Bosco).

 

En este día queremos tener una mirada particular a la persona de nuestro Padre Don Bosco:"El Señor nos ha dado a Don Bosco como padre y maestro. Lo estudiamos e imitamos admirando en él una espléndida armonía entre naturaleza y gracia. Profundamente humano y rico en las virtudes de su pueblo, estaba abierto a las realidades terrenas; profundamente hombre de Dios y lleno de los dones del Espíritu Santo, vivía como si viera al Invisible".

Ambos aspectos se fusionaron en un proyecto de vida fuertemente unitario: "el servicio a los jóvenes. Lo realizó con firmeza y constancia, entre obstáculos y fatigas, con la sensibilidad de un corazón generoso: No dio un paso, ni pronunció palabra, ni acometió empresa que no tuviera por objeto la salvación de la juventud. Lo único que realmente le interesó fueron las almas" (Const. 21).

 

Queridos Hermanos y Hermanas deseo a todos una buena jornada salesiana y una sincera y profunda celebración de nuestra fidelidad a Don Bosco y a su carisma.

¡Feliz Cumpleaños Don Bosco! A todos llegue mi saludo fraterno y mi sincera oración.

 

P. Alberto Ricardo Lorenzelli Rossi
Inspector