UCSH
4 de años Acreditación
Sala de Prensa

Dirección de Comunicaciones

Detalle de Opinión

La importancia de prevenir

Carlos Herrera, director de la Escuela Ingeniería en Prevención de Riesgos y Medio Ambiente, UC Silva Henríquez.
Carlos Herrera, director de la Escuela Ingeniería en Prevención de Riesgos y Medio Ambiente, UC Silva Henríquez.

21/12/2015

Razones legales, éticas, económicas, sociales y de imagen, son algunas de que la justifican la necesidad que tienen las organizaciones de contar con un equipo experto en prevención de riesgos. 

Planificar, organizar, asesorar, ejecutar, supervisar y promover acciones permanentes para evitar accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, son las funciones definidas hace  46 años para los prevencioncitas de riesgos. Por lo mismo, es importante adaptar estas funciones al mundo de hoy, en términos de su lenguaje y alcance. Sobre esta base,  el experto en prevención, cumpliendo el objetivo fijado, debe ser un profesional que agregue valor a las organizaciones y que proponga a la gerencia programas preventivos de alto nivel.

Los profesionales de esta área deben dar respuesta las necesidades existentes, donde no solamente se incorpore lo relacionado con los accidentes y las enfermedades profesionales, sino que también involucre el desarrollo de competencias técnicas, legales y personales. Es importante contar con este tipo de expertos porque hacen que las organizaciones tengan procesos eficientes, que consideren la protección del trabajador y el cumplimiento a las exigencias que impone el Código del Trabajo; la Ley N° 16.744, relacionadas con  la normativa aplicable, y el Sistema de Seguridad y Salud en el Trabajo, como son las Normas OHSAS 18001 e ISO 14001, las que hoy abren puertas en el mercado nacional e internacional a las organizaciones.

En la actualidad, el experto en prevención de riesgos debe posicionarse como parte del negocio, por la importancia que cada día adquiere la seguridad y la salud en el trabajo, el medio ambiente y su relación con el mercado.

Esta materia resulta relevante, ya que el desarrollo de la salud ocupacional en Chile está muy lejos de un sistema óptimo. Podemos referenciar lo definido por la Organización Internacional del trabajo (OIT), donde se plantea que  los programas preventivos  deben orientar y considerar una acción exhaustiva y coherente dirigida a las enfermedades profesionales, las cuales representan el 85% de las muertes, es decir, las enfermedades profesionales causan un número de muertes seis veces mayor que los accidentes laborales. De hecho, según la OIT, 2,02 millones de personas mueren cada año debido a enfermedades relacionadas con el trabajo y 321.000 personas mueren cada año como consecuencia de accidentes laborales.

Carlos Herrera Vicencio

Director de la Escuela Ingeniería en Prevención de Riesgos y Medio Ambiente

Universidad Católica Silva Henríquez